Visitas inesperadas que terminan en estafas

En nuestros hogares recibimos por lo menos en un año alrededor de 10 o más visitas, dependiendo de la zona, de vendedores diversos. Algunos de ellos probablemente no trabajen para las empresa que dicen, pero conocen muy bien sus ofertas e incluso las mejoran.

Tampoco dudan en vestirse con el uniforme de la compañía, falsifican certificados, cobran por servicios que nunca nos ofrecerán. Algunos de estos genios indeseables se hacen pasar por inspectores de gas o luz.

Estafas corrientes

Aquí vamos a mostrar los principales modos de estafa:

  • Revisión de calderas Los inspectores que llaman a tu puerta y te informan sobre la inspección anual obligatoria sobre calderas que debes realizar, es falso. Suelen "atacar" a personas mayores, más vulnerables a estos temas, o personas que vivan solas. Te comentan que trabajan para Gas Natural, por ejemplo, que vienen para la inspección obligatoria y porque les han mandado para realizarte, en ese mismo momento, la inspección.Te presentan un documento autorizado y proceden prácticamente sin tu consentimiento. Al final, te miran la instalación por encima, te cobran un precio desorbitado y se marchan. Un "modus operandi" muy sencillo y falso.
  • Gas y luz.Los engañadores en este caso también acuden como revisores, con el uniforme específico, trabajen o no para ella. Intentan cobrar por obras innecesarias o que no nos realizan, pero requieren el cobro anticipadamente, o por lo menos que les des una fianza o parte de la cuota total. En ocasiones, suelen convencer más, si consiguen el teléfono y llaman para contratar la cita con anterioridad a la obra. Si nos negamos, incluso, amenazan con cortarnos el suministro. En estos casos lo mejor que podemos hacer es nada más nos llamen, preguntar el nombre y en el caso de que notemos irregularidades, llamar a nuestros suministradores y ver si es cierto y la persona trabaja para ellos.

Consejos para detectarlos

  • Si son comerciales veraces, tendrán información sobre tus facturas, pagos, oferta contratada, fechas, dadas de baja, datos personales, que en muchos casos no nos los piden de nuevo.
  • Hay que tener en cuenta que está forma no es muy seguro, generalmente, para adquirir cualquier producto o servicio. Debemos informarnos y hacerlo de otra forma posible
  • No debemos pagar nada directamente a la persona ni mucho menos sin que nos hayan realizado, por ejemplo, la reforma o cualquier servicio que nos ofrezcan.
  • Si nos vemos engañados podemos  pedirle discretamente su DNI y otros datos personales
  • , si se niega puede ser una prueba que sea un comercial falso.
  • En lo mejores casos es evitar que nos cobren directamente o den de alta teniendo que facilitar cuentas bancarias. O si decidimos realizarlo estar lo suficientemente seguros que es un intercambio fiable