¿Quien puede revisar las calderas de gas?

Una revisión no es lo mismo que una inspección

Lo primero que debemos hacer es diferenciar entre revisión e inspección:

  • Las inspecciones son para las instalaciones generales del gas (el contador, las tuberías, las llaves y gomas...).
  • Las revisiones son para calderas, termos eléctricos y calentadores de agua.

Según el Reglamento de las Instalaciones Térmicas en los Edificios (RITE) ambas son obligatorias, aunque con diferentes matices. Te los explicamos.

La revisión de la caldera

  • Obligatoria cada 2 años para aparatos de hasta 70kW (las más comunes en instalaciones individuales). En País Vasco es obligatoria cada año.
  • El propietario de la caldera es responsable de que la revisión se pase en plazo. Puede hacerla cualquier profesional autorizado, ya sea de  una marca de calderas o un servicio técnico independiente. Tú eliges quién hace la revisión (compara precios antes de decidirte).
  • Las calderas comunitarias se revisan todos los meses. La encargada es la empresa con la que la comunidad contrate el mantenimiento.
  • Las calderas de potencia superior (>70kW) se revisan una vez al año. Los calentadores de hasta 11 litros, una vez cada 5 años.

Nuestro consejo: contrata un servicio de mantenimiento para no estar pendiente de la revisión. Bastantes cosas tienes ya en la cabeza. Merece la pena, en serio.

La inspección de la instalación

  • Obligatoria cada 5 años, excepto en País Vasco donde es cada 4 años.
  • La compañía distribuidora del gas es responsable de contactar al usuario cuando haya que realizar la inspección. Lo hará 3 meses antes de la fecha.
  • El usuario puede elegir si realiza la revisión con su compañía o con cualquier otra empresa / profesional autorizado.
  • La distribuidora enviará a su propio personal si se supera el plazo y aún no ha recibido documentación que acredite que se ha realizado la inspección.
  • La haga quien la haga, siempre se paga a través de la factura ordinaria del gas. No hay que pagar en metálico.

Nuestro consejo: al igual que con las calderas, lo más recomendable es contratar un servicio de mantenimiento integral que incluya ambas revisiones.

¡Cuidado con los estafadores!

  • Mucho ojo con los supuestos profesionales que llaman a tu puerta diciendo que vienen para la revisión y que son el único técnico autorizado (a veces amenazan con dejarte sin gas en caso de que no les dejes entrar).
  • Tanto la inspección como la revisión son trámites que se realizan de manera ordenada, decidiendo tú mismo quién quieres que se ocupe y cuándo tiene que ir a tu casa.
  • Los timadores suelen buscar a personas mayores que vivan solas, se hacen pasar por operarios oficiales y piden dinero en metálico. En los peores casos, la escena termina en un robo a mano armada.

Cómo evitar las estafas del gas

  • Pide al técnico que se identifique. En sus credenciales, además de su certificado de instalador, debe figurar el número otorgado por la Dirección General de Industria, Energía y Minas, que es el órgano competente que controla a las instaladoras de gas.
  • En caso de duda, no les dejes entrar.
  • Confía en profesionales. Que tu caldera o tu instalación sea manipulada por operarios no cualificados puede provocar graves accidentes.