Cómo purgar un radiador

Tener una caldera para calentar el hogar o el agua es algo cada vez más común en muchas viviendas y gracias a los modelos que hay hoy en día, permiten que duren mucho tiempo, eso sí, siempre que se le proporcione un buen mantenimiento, lo mismo que sucede con los radiadores, por ejemplo. En este caso, contar con el buen hacer de los profesionales de una empresa mantenimiento de calderas Madrid será de gran ayuda para hacer que la caldera dure mucho más tiempo.

En este artículo queremos compartir contigo unos pasos muy sencillos para que puedas purgar un radiador de la forma más fácil y sencilla, aunque si no puedes hacerlo, lo mejor es que lo dejes en manos de profesionales, para que dejen preparado el sistema de cara a la temporada de frío.

Así se purga un radiador

Para purgar el radiador se necesita un destornillador plano, una llave inglesa y un recipiente como un balde, por ejemplo. Lo primero que hay que hacer es encontrar el purgador del radiador, que normalmente se encuentra en uno de los laterales, en la parte más alta.

Posteriormente hay que abrirlo y sujetarlo, o bien con el destornillador o la llave inglesa, dependiendo de la clase de purgador que sea. Bajo el radiador pondremos el recipiente, con lo que evitaremos que el suelo se moje.

Después, metiendo la punta del destornillador plano dentro de la ranura que tiene el tornillo del purgador hay que comenzar a hacer la purga. Tras ello hay que apretar de manera uniforme y comenzará a salir aire, durante ese tiempo no hay que dejar de apretar hasta que comience a salir agua, momento en el que tendremos que dejar de apretar. Ahora ya solo queda cerrar la llave del purgador y desechar el agua del recipiente y ya se tendrá el radiador purgado.